Eventos


Conferencia Especial: Ciencia y Biotecnología en Cuba en el Anfiteatro CN-142

Date: Sep. 14, 2016 11:30am

Ciencia y biotecnología en Cuba: un acercamiento

Disertante: Ernesto Carlos González Reyes, PhD.

Investigador Titular, Doctor en Ciencias de la Salud. Presidente Sección Inmunodiagnóstico - Sociedad Cubana de Inmunología. Miembro de la Sociedad Latinoamericana de Errores Innatos del Metabolismo y Pesquisa Neonatal. Miembro de la Sociedad Cubana de Genética Humana y Miembro de la Sociedad Cubana de Química

Resumen

La ciencia en Cuba es fruto de una marcada voluntad política y de la intención de ponerla en función de satisfacer las necesidades más acuciantes del país. Se ha apostado fuertemente por el conocimiento y desde hace más de cinco décadas se ha venido impulsando una política social del conocimiento. El sistema de la ciencia y la innovación tecnológica en Cuba abarca todas las ramas del desarrollo socioeconómico y cultural, por ello hoy no se concibe el desarrollo social de la isla sin el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

En ese sentido, en el año 2012 se crea el grupo empresarial BioCubafarma, que cuenta entre sus objetivos el priorizar e impulsar el concepto de ciclo cerrado, a partir del despegue de las fuerzas productivas, en un ciclo de investigación, producción y comercialización.

Este seminario nos acerca a los avances científicos en Cuba, desde la perspectiva del desarrollo biotecnológico. Se toma como principal referencia la creación del grupo BioCubafarma y las posibilidades de intercambio e investigación que se potencian con la mejora de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Fundada el 7 de diciembre de 2012 mediante Decreto Ley No.307 del Consejo de Ministros, Biocubafarma trabaja en más de 450 proyectos científicos, encaminados a obtener nuevas vacunas, sistemas diagnósticos, fármacos de avanzada, equipos médicos, entre otros productos para la salud humana. También se ejecutan proyectos en el campo de la biotecnología agropecuaria como parte de la misión de contribuir a la producción de alimentos en el país.

El desarrollo de la biotecnología en Cuba ha contribuido de modo decisivo a preservar la salud de la población cubana desarrollando estrategias propias, tecnologías, productos y equipos para la alerta, el diagnóstico temprano y el tratamiento de un gran número de enfermedades. Dentro de los productos líderes de BioCubafarma podemos señalar el Heberprot-P para curar la úlcera del pie diabético, la vacuna pentavalente, el Interferón contra las infecciones virales y de uso oncológico, la Estreptoquinasa para el infarto agudo de miocardio y en forma de supositorio contra las crisis hemorroidales agudas, el Policosanol (conocido como PPG) para disminuir el colesterol; el Prevenox, para trastornos osteoarticulares, el Abexol para la gastritis, el Palmex para la hiperplasia prostática y el sistema ultramicroanalítico (SUMA) que permite el diagnostico precoz de múltiples enfermedades.

Hoy son promisorias las investigaciones que se realizan en la búsqueda de potenciales nuevas vacunas de uso humano, algunas de las cuales muestran indicadores favorables de seguridad y eficacia en estudios preclínicos y clínicos. Tal es el caso de un candidato heptavalente contra neumococos, vacuna tetravalente contra el dengue, vacuna contra el cólera, entre otras.

Entre los retos que enfrenta la biotecnología cubana se encuentran: la diversificación de los mercados, la obtención de productos altamente desarrollados con los estándares de calidad que exige el mercado y la ejecución adecuada de los planes inversionistas que permitan ampliar las capacidades productivas.

El recurso más valioso con que cuenta la ciencia y la biotecnología en Cuba es su capital humano, el talento de sus académicos e investigadores, que ha permitido a pesar de las dificultades y la escasez de recursos, lograr resultados científicos y estándares en el campo de la salud, comparables a países más desarrollados.

Hoy la cooperación científica entre Estados Unidos y Cuba puede constituir una vía para desmontar el bloqueo económico y comercial contra la isla y convertirse en un proceso mutuamente beneficioso en múltiples campos como la salud, la información científica y el cuidado del medio ambiente.